Enviar por email
Para
Mensaje
Miércoles 21/Ago Miércoles, 21 de Agosto de 2019
Inicio / NOTICIAS Y ARTÍCULOS / Informática e Internet / Empresas de internet / Las versiones porno de YouTube decepcionan y no generan dinero.
10/Ago/2009
Portal de Noticias de Internet
Tiempo de lectura:
01:50 min.

Las versiones porno de YouTube decepcionan y no generan dinero.

La publicidad en estos portales no es una fuente de ingresos suficiente para sostener los gastos operativos y ahora evalúan cobrar por los contenidos.

Uno de los mayores inventos de Internet, los portales de intercambio de videos generados por los usuarios, son un enigma. Se convirtieron en un escaparate con millones de espectadores que no paran de crecer pero no generan dinero. Y los muy visitados sitios de videos porno al estilo de YouTube no son una excepción.

Google gastó en 2006 u$s1.650 millones en YouTube, el portal de intercambio de videos generados por usuarios más visitado del mundo. Su audiencia entonces era enorme y con el paso de los años ha seguido aumentando. Sin embargo, la compañía del buscador enfrenta desde hace tres años el problema de cómo generar ingresos.

Siguiendo la estela de YouTube fueron apareciendo múltiples páginas de intercambio de videos pornográficos que no tardaron en ganar popularidad. Sitios como Pornhub, RedTube o YouPorn se encuentran entre las 100 páginas más visitadas del mundo, por encima de periódicos tan populares como The New York Times. Semejante flujo de visitas deberían ser sinónimo de ingresos millonarios, pero no es así.

La publicidad en estos portales no se reveló como una fuente de ingresos suficiente y parece que el problema debería pasar por cobrar por contenidos. Y ahí está el problema.

"Los sitios del estilo YouTube se han convertido en parte del mundo adulto hoy en día", opinó el codirector de Vivid Entertainment, un famoso estudio de pornografía, Steven Hirch. "Pero, cuando todo este contenido adulto es gratuito, ¿cómo conseguimos que la gente pague?", se preguntó en declaraciones a Forbes, difundidas por la agencia Europa Press.

Según las estimaciones de Vivid, el número de usuarios de portales de intercambio de videos generados por los usuarios que pagarían por contenidos varía entre 1 de cada 8.000 y 1 de cada 10.000.

Además, estos sitios se han convertido, al igual que YouTube, en un marco habitual en el que colgar contenidos protegidos por derechos de autor.

En este sentido, la industria del porno se indigna y denuncia que son esos mismos portales los que suben los contenidos, no así los usuarios.

"Ellos hacen creer que hay todos esos usuarios subiendo vídeos 'pirateados'", denunció Ali Joone. "Pero no son ellos -los internautas-, sino los dueños".

fuente:infobaeprofesional.com

Publicar comentario

Calificación
Imagen / foto
6  +  8  =  
Compartir

Boletín

Cargando...